Una vacante imprevista

Trece años ha durado la eficiencia del tándem formado por Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguín, o como se les conoce mundialmente, Juan y Bela. Al igual que en deportes como el baloncesto el nombre de Magic Johnson es un referente casi automático, la simple mención de esta pareja conduce nuestros pensamientos al mundo del pádel.

Hablando en números, podemos dar datos como que en toda la historia del pádel, han sido los únicos en acumular 23 victorias consecutivas, que por otro lado se traducen en un año y nueve meses seguidos sin ser derrotados. En estos trece años, han obtenido un total de 165 títulos, habiendo disputado 183 finales. Pocas veces se ha visto una compenetración tan absoluta entre dos miembros de una pareja deportiva. Es precisamente por esto que, de la noche a la mañana, hace unos días Juan y Bela comunicaron oficialmente que esta es su última temporada juntos. Al mismo tiempo, garantizan que siguen en este deporte, intentando cosechar muchos más éxitos, pero cada uno por su lado. ¿Acaso han tenido algún problema? Esta es la pregunta que muchos se hicieron. La respuesta es más que clara: más vale prevenir que curar. Hasta la fecha, todo ha ido sobre ruedas, pero comienzan a advertir cierto desgaste. La estrategia es clara: prefieren ser recordados eternamente como una gran pareja que durante sólo un tiempo como una pareja duradera. Antes de empezar a fallar, dejan el listón bien alto y se despiden satisfechos de su trabajo conjunto.

La cuestión ahora es si cada uno con su nueva pareja rendirá de la misma manera, llegando a constituir otra eterna rivalidad deportiva, o será otra pareja establecida anteriormente la que ostente el trono ahora que ellos dos, de alguna manera, han dejado sitio. Sin duda supone una excelente oportunidad para que otros de los grandes profesionales del pádel se posición en en lo más alto.

2016-04-10T13:52:17+00:00