El pádel es un deporte asombroso… Pocas actividades deportivas logran enganchar a sus practicantes de una forma casi enfermiza. Los primeros cinco o diez partidos de un jugador de pádel se convierten en experiencias casi inolvidables, el jugador recuerda cómo va aprendiendo de forma natural hasta que logra intercambiar con sus rivales series de diez o doce golpes convirtiendo el punto en algo estimulador y muy divertido. La sensación es que vas «cogiendo el punto» sin gran esfuerzo y existe un instante en el que igual que pasó cuando aprendías a montar en bicicleta… echas a andar.

No obstante, el que hayas conseguido algunos progresos como hacerte con la pala y golpear más o menos a donde quieres dirigir la bola, aunque hayas empezado a jugar con las paredes o sepas lanzar un globo no lograrás avanzar mucho más por tu propia cuenta y siempre te quedarás en un nivel de iniciación o intermedio. Entonces, surge la pregunta en tu cabeza… ¿debería apuntarme a clases de pádel?

Te enumeramos a continuación algunas de las razones que muchos han considerado para tomar clases:

  • – Te permite conocer tu nivel real de juego. No hay nada más irritante que montar un partido con una pareja que decía tener un nivel determinado y que luego no sabían ni devolver una bola, convirtiendo el partido en una procesión a la línea de saque.
  • – Aunque la primera parte de la curva de aprendizaje en el pádel es baja la segunda es más costosa puesto que requiere el dominio de cuestiones técnicas, tácticas y estratégicas que implican un conocimiento que se ha ido forjando con la experiencia de muchos y muchos años y que solo reside en monitores especializados o jugadores profesionales.
  • – Existe más gente de nivel intermedio y avanzado que principiante. Conseguir avanzar hacia esos niveles te permitirá jugar «de tú a tú» con una mayor cantidad de gente y mejorará de forma considerable tu experiencia padelera y tus contactos sociales.
  • – Puedes adquirir vicios técnicos y de movilidad que tienen riesgos asociados, no únicamente asociados a la calidad de tu juego sino que algunos pueden incluso provocar lesiones.
  • – Si te gusta competir el recibir clases hará que progreses rápidamente en los torneos y que no te encuentres con la situación tan común de perder partidos sin saber por qué o que siempre te eliminen en primera ronda.
  • – Entender el pádel te hará disfrutar a un nivel superior cuando acudas como público a campeonatos profesionales como el Padel Pro Tour o los torneos de la Federación Española de Pádel. Entenderás todos los lances del juego y apreciarás el esfuerzo y la calidad de muchos golpes de los mejores jugadores del mundo.

¿Crees que ya lo sabes todo del pádel?

Entonces seguramente sabrás… ¿Qué es un golpe liftado y cuando se usa? ¿Qué es hacer la nevera? ¿Sacarla por tres? ¿Armar un golpe? ¿Jugar con continental? ¿Colocar correctamente un grip? ¿Qué ejercicios son adecuados para calentar? ¿Qué alimentos son más adecuados para un partido de competición?…

Todo esto lo puedes aprender en tus clases, pero más importante aun, lo puedes practicar…

¿Con qué frecuencia debo recibir clases?

Como en cualquier aprendizaje depende mucho de tu nivel actual y el nivel al que quieras llegar. Se recomienda generalmente mantener una frecuencia de 1 o 2 clases por semana para niveles de iniciación. Para niveles intermedios y avanzados que tengan objetivos más ambiciosos se recomiendan entre 3 y 5 clases por semana.

¿Cuantas personas debería haber en mis clases?

Las clases colectivas tienes sus pros y sus contras. Con carácter general, se recomiendan clases individuales cuando el objetivo principal es mejorar la técnica y corregir vicios posturales y de movilidad. Es la mejor forma de que el profesor pueda mantener la atención en tus movimientos. Se recomienda clases de dos personas cuando la otra persona es tu compañero y el objetivo consiste en corregir defectos de compenetración entre tú y tu pareja. Tres o más personas se recomienda si el nivel es muy similar y este es avanzado o muy de iniciación. Avanzado puesto que es difícil parar para realizar correcciones a una persona sin que las otras se aburran. Pero también recomendado para iniciación, niños o mayores porque resulta más ameno y menos intenso, de esta forma se puede descansar entre actividades.

¿En qué factores debo fijarme a la hora de elegir escuela de clases de pádel?

Sobre todo en que la Escuela de Pádel tenga años de experiencia y sea de reconocido prestigio. Las principales ventajas de tomar clases en una escuela respecto a un profesor particular son las siguientes:

  • – Tienen mayor flexibilidad a la hora de reemplazar un profesor cuando no te encuentres cómodo con él o porque no pueda darte clases durante un día o una temporada (esto suele ocurrir con frecuencia cuando el profesor particular es jugador profesional y tiene que competir en algunos torneos).
  • – Suelen contar con una metodología de aprendizaje contrastada que ofrece resultados garantizados
  • – Te ofrece más garantía y seriedad a la hora de pagar y recibir todas tus clases y muchas veces realizan ofertas muy atractivas que puedes aprovechar.
  • – Se desplazan a tu urbanización o club si es necesario aunque esté relativamente lejos o sea poco accesible